Saltar al contenido
TiempoLibre

La batalla por la comida: Diferencia entre comida de perro y gato

Comida de perro y gato

En muchos hogares conviven dos adorables Ángeles con Cola con personalidades y necesidades muy distintas. Una de las diferencias más notables se encuentra en la comida de perro y gato, ya que no pueden comer lo mismo.

Si bien un mordisco ocasional del plato del otro no suele causar estragos, alimentarlos de forma regular con comida no diseñada para su especie puede traer serios problemas de salud.

DIFERENCIA ENTRE LA COMIDA DE PERRO Y GATO

A continuación, te explicamos por qué la comida para gatos es mala para los perros y viceversa.

Necesidades nutricionales diferentes:

  • Perros: Omnívoros por naturaleza, los perros requieren una dieta balanceada que incluya proteínas, grasas, carbohidratos, vitaminas y minerales. La comida para perros está formulada específicamente para satisfacer estas necesidades, incluyendo niveles adecuados de taurina, un aminoácido esencial para su salud.
  • Gatos: Carnívoros obligados, los gatos necesitan una dieta alta en proteínas y grasas de origen animal. La comida para gatos está diseñada para proporcionarles estos nutrientes esenciales, además de otros como el ácido araquidónico, que no se encuentra en la comida para perros.

PROBLEMAS DE SALUD

La comida de perro y gato producen diferentes problemas de salud cuando son ingeridos por la especie para la cual no fue preparada:

Gatos que comen comida para perros:

  • Deficiencias nutricionales: Problemas de visión, problemas cardíacos, debilidad muscular.
  • Bajo contenido calórico: Pérdida de peso.

Perros que comen comida para gatos:

  • Aumento de peso: Problemas digestivos, pancreatitis.
  • Exceso de proteínas: Sobrecarga de los riñones.

Diferencias en sabor y textura:

  • Perros: Suelen preferir el sabor y la textura de su propia comida.
  • Gatos: Igualmente, prefieren el sabor y la textura de su comida específica.

¿QUÉ HACER?

No te alarmes si observas que tu perro o gato ha tomado un bocado de la comida del otro. Lo más probable es que no sufra ninguna consecuencia grave.

Sin embargo, si esto se convierte en un hábito, es importante tomar medidas:

  • Separa los platos de comida: Ubica los comederos en lugares diferentes y alejados entre sí para evitar que un Ángel con Cola acceda a la comida del otro.
  • Establece horarios de comida: Alimenta a tus mascotas en momentos distintos del día para minimizar la tentación de comer del plato del otro.
  • Ofrece una dieta adecuada: Asegúrate de que cada Ángel con Cola reciba una comida completa y balanceada formulada específicamente para su especie.
  • Consulta con tu veterinario: Si tienes dudas sobre la alimentación de tus Ángeles con Cola o si notas algún cambio en su salud, consulta con el médico veterinario para obtener recomendaciones personalizadas.

Recuerda: La mejor manera de mantenerlos sanos y felices es proporcionarles la comida de perro y gato adecuada a sus necesidades específicas.

¡Cuida a tus peludos amigos y evita la batalla por la comida en tu hogar!